Belmont Hub

Belmont Hub

Bollig Design Group

La empresa australiana Bollig Design Group (BDG) acaba de presentar el Belmont Hub, un centro comunitario polivalente y multigeneracional situado en el distrito de Belmont, en Australia Occidental. Este proyecto de 41,5 millones de dólares australianos, el mayor de la historia de la ciudad de Belmont hasta la fecha, se ha convertido en un centro comunitario y cultural integrado de aprendizaje, reunión, reflexión y socialización que establece un nuevo punto de referencia regional y nacional en la prestación de servicios comunitarios, tanto ahora como en el futuro.

El edificio consta de una biblioteca de dos niveles, un centro digital y un estudio de grabación, un centro para la tercera edad y un museo de última generación como funciones principales, e incorpora también comedores adjuntos, guarderías, espacios verdes y una serie de oficinas para organizaciones comunitarias y sin ánimo de lucro. El proyecto fue encargado por el Ayuntamiento de Belmont y financiado mediante una combinación de fondos federales y municipales, subvenciones y actividades de divulgación. El Ayuntamiento llevó a cabo una amplia consulta a la comunidad para elaborar el resumen del proyecto, que luego se transmitió a BDG, que se encargó de la gestión completa del proyecto en cada una de sus fases, desde el concepto inicial y el diseño hasta la construcción y la entrega. BDG, a su vez, se asoció con PACT Construction para realizar la estructura construida y colaborar en los retos y soluciones de construcción planteados por el diseño, los requisitos municipales y las mejores prácticas del sector.

Además de los componentes funcionales identificados en el pliego de condiciones de la ciudad, los requisitos logísticos y de sostenibilidad también influyeron en el concepto de diseño. Las instrucciones exigían el uso de los principios CPTED (Crime Prevention Through Environmental Design) para garantizar que la seguridad y la confianza de los usuarios fueran inherentes a todo el ámbito del proyecto, y también exigían que el edificio obtuviera una calificación de 6 estrellas Green Star, garantizando como mínimo 5 estrellas. Limitado por tres lados por carreteras con mucho tráfico y por el cuarto por un edificio de oficinas ya existente, el terreno sólo permitía una superficie de 3.500 m2. Esto requería una solución de varios niveles, pero había que mitigar la altura en consonancia con los principios de CPTED. La combinación de estas limitaciones hizo que el diseño tuviera que responder a una serie de factores: los parámetros del terreno y los contornos de los elementos naturales y construidos, los parámetros medioambientales y la accesibilidad, la sostenibilidad y las necesidades de la comunidad. Para hacer frente a estos retos, el BDG basó el concepto de diseño en un tema de transparencia visual.

El edificio de oficinas existente tenía una fachada curva, que BDG utilizó como motivo en el nuevo diseño. El nuevo edificio cuenta con un muro cortina curvado en la fachada que refleja el edificio antiguo y crea una entrada en forma de embudo entre los dos espacios del edificio, que ahora están unidos por una plaza ajardinada al aire libre (anteriormente un aparcamiento - la bahía de estacionamiento está ahora reubicada bajo la nueva estructura). La plaza se articula en torno a dos grandes higueras que ya se encontraban en el lugar y que debían conservarse según los deseos de la comunidad. Las higueras se integraron en el diseño y se utilizaron como una oportunidad para integrar el paisaje en el edificio, ya que los nuevos contornos las envuelven. La plaza está ajardinada por la comunidad e incluye espacios para el ocio pasivo, así como una cocina de demostración gestionada por la comunidad.

Community centre Belmont Hub situado en Perth, Australia

La entrada del edificio funciona como su límite activo a nivel peatonal y busca la transición y el transporte de los visitantes de forma fluida entre el interior y el exterior. La permeabilidad física se complementa con la permeabilidad visual mediante el uso extensivo de vidrio. Desde la planta baja, los usuarios pueden acceder a las funciones interconectadas de la biblioteca, la cafetería, el museo y el centro de mayores. Los espacios son de planta abierta, lo que permite flexibilidad para su futura adaptación a nuevos usos y hace hincapié en la transparencia y la interconexión. La atmósfera del espacio pretende ser amable, sin pretensiones, y fomentar el movimiento y la exploración en todo el espacio. Los espacios interiores del edificio se distribuyen en capas verticales y horizontales, facilitando la interacción tanto entre generaciones como entre los distintos miembros y usos de la comunidad, reflejando la dinámica de libre circulación que define a una comunidad.

La transparencia se articula además mediante intervenciones espaciales en todo el espacio. Se empleó un complejo sistema de acristalamiento para permitir a los visitantes externos ver los espacios interiores y, recíprocamente, permitir a los visitantes internos disfrutar de los paisajes naturales y esculturales y de los alrededores más allá del perímetro construido. Se utilizaron elementos de fachada contrastados, como tejas de aluminio, revestimiento de madera compuesta y parasoles verticales y en ángulo a medida, en diferentes lados, para crear una envoltura del edificio con capas y texturas. Un lucernario sostenido por un marco de acero estructural de 20 toneladas remata un espacio de atrio central que incluye un ascensor de cristal y una escalera "flotante" sin columnas ni vigas de soporte. El efecto general del atrio es el de un elemento vacío que recorre la espina central de la estructura y une las funciones en una articulación cohesiva y holística. Las vigas estructurales de hormigón y acero más grandes y los elementos mecánicos se dejan intencionadamente a la vista de los visitantes. BDG lo explica:

"El diseño exterior estuvo muy influenciado por la necesidad de obtener un resultado de 5 estrellas Green Star en un edificio que quería un vidrio transparente. El uso de fachadas inclinadas, la amplia protección solar y los paneles de revestimiento altamente aislados fueron una respuesta a los requisitos de sostenibilidad y coste del ciclo de vida. El cliente también quería que el edificio fuera un ejemplo que demostrara el compromiso del Ayuntamiento con la comunidad y que fuera reconocible al instante como un punto de referencia para la ciudad".

Los principios de sostenibilidad son inherentes al diseño. Los consultores secundarios colaboraron en una serie de soluciones a medida para garantizar la máxima eficiencia medioambiental y de sostenibilidad. Se instaló una instalación fotovoltaica con 100kw de energía solar para impulsar las funciones de calefacción y refrigeración y generar agua caliente con energía solar. Se instalaron bombillas LED de bajo consumo en todo el edificio, mejoradas con funciones inteligentes de regulación y sensor de movimiento para priorizar el uso de la luz natural. Se instalaron sanitarios de bajo consumo de agua y se recogió y almacenó la lluvia. Siempre que fue posible se emplearon componentes internos reciclados y reutilizados, como moquetas, paneles de techo y puestos de trabajo, y se eligieron suelos de hormigón pulido para reducir los costes de mantenimiento a lo largo del tiempo y para integrarlos en el diseño acústico del techo y las paredes. Un sistema inteligente de gestión de edificios (BMS) supervisa y controla estas y otras funciones, como la ventilación y las tecnologías de ventilación.

Aunque visualmente llamativo, el diseño se centra en la transparencia y requiere que la fachada incluya un muro cortina curvo, una propuesta técnicamente complicada. Para ello, Bollig se asoció con los expertos en aluminio de Reynaers, que ofrecen soluciones a medida para los retos de acristalamiento. El arquitecto principal y director general del proyecto, Edwin Bollig, explica:

"Toda la fachada acristalada se adaptó al diseño único, lo que requirió un alto grado de coordinación y cooperación entre el arquitecto, los ingenieros de la fachada y los fabricantes."

Un elemento clave en la realización del ambicioso concepto de acristalamiento fue la solución Reynaers Aluminium ConceptWall 60-SC. El número 60 se refiere a la anchura visible de 60 mm de la carpintería interior del sistema, y la designación SC denota "clipado estructural", ya que el sistema se basa en innovadoras abrazaderas de aluminio de perfil delgado situadas estratégicamente para mantener los pesados cristales en su sitio. Reynaers Aluminium desarrolló esta solución específicamente para atender a diseños como los de BDG que requieren cristales más pesados. La solución ConceptWall utiliza un diseño de sistema modular que facilita unos perfiles inteligentemente reforzados capaces de soportar pesos de hasta 450 kg. Esto permite una construcción robusta que es capaz de responder a las necesidades específicas de seguridad y sostenibilidad del diseño curvo sin sacrificar la libertad de diseño.

Desde el punto de vista de la sostenibilidad, el sistema ConceptWall60 obtiene una alta puntuación en una serie de parámetros de confort, con un elevado aislamiento acústico y una excelente estanqueidad al agua y al viento y resistencia al impacto. Además, el sistema ofrece un aislamiento térmico superior, lo que permite su integración con la filosofía general de conservación de la energía inherente a todo el proyecto. Los directores de proyecto y los clientes suelen ser reticentes a utilizar soluciones a medida para los retos de la construcción, ya que suelen tener un presupuesto más elevado en relación con los materiales o procesos más utilizados. BDG explica que este proyecto no sólo se ha ajustado al presupuesto, sino que hay otros parámetros de coste que deben tenerse en cuenta en proyectos de futuro como éste:

"El éxito financiero de este edificio puede evaluarse en función del coste en dólares por metro cuadrado (3375 $/m2 incluido el equipamiento), que es excepcional para la calidad alcanzada. Sin embargo, el verdadero éxito financiero es la contribución a la comunidad de Belmont que accede al edificio y a la enorme variedad de servicios del mismo. Los efectos sociales y financieros se prolongarán durante los próximos 50 años".

El Belmont Hub es un proyecto de colaboración diseñado con la comunidad y para la comunidad, que culmina en un edificio emblemático y vanguardista que muestra la estética estructural y funcional del diseño geométrico. Materiales visualmente y texturalmente contrastados armonizan con soluciones estructurales y de ingeniería a medida para crear un próspero espacio de reunión para el aprendizaje y la socialización que actualmente recibe 4.000 visitas a la semana y está diseñado para seguir acomodándose y adaptándose a las necesidades cambiantes de su comunidad durante muchos años.

Elaborador: 
Com-AL Windows
Arquitecto: 
Bollig Design Group
Localización: 
Perth, Australia
Fotógrafo: 
Douglas Black
Otros colaboradores: 
City of Belmont (Investors) PACT Construction (General contractors)