DISEÑO Y FORMA

DISEÑO Y FORMA

Whatever an architect comes up with in terms of shape and concept, the appearance and the form are ultimately subservient to the function. Nevertheless, as a true artist, the architect searches for liberties in his design, thus enlarging our world of shapes.

LA APARIENCIA Y LA FORMA SIEMPRE ESTARAN AL SERVICIO DE LA FUNCION, INDEPENDIENTEMENTE DE LO QUE UN ARQUITECTO PLANTEE EN TERMINOS DE FORMA Y CONCEPTO. SIN EMBARGO, COMO ARTISTA QUE ES, EL ARQUITECTO BUSCA LA LIBERTAD EN SU DISEÑO, AMPLIANDO NUESTRO MUNDO DE FORMAS.

 

El mejor ejemplo de la historia de la arquitectura puede que sea el Cénotaphe à Newton, diseñado por Etienne-Louis Boullée en 1783 en honor de Isaac Newton, el creador de la teoría de la gravedad. Este diseño, una esfera sustentada por dos cilindros, es una idea utópica que desafía las leyes de la gravedad. Sin embargo, este diseño no es únicamente un homenaje al genio de Newton; en igual medida es un estímulo para que los arquitectos no se conformen simplemente con las cosas terrenales y cotidianas. Solamente lo sublime es lo bastante bueno. Gaudí desarrolló su revolucionario ‘lenguaje de las formas’ a partir de un ángulo completamente diferente. Su principio director era en realidad la terrenalidad a ultranza. Las leyes de la gravedad se investigaban por medio de un sistema de cadenas. Para investigar las líneas de fuerza de sus construcciones, extendía alambres dentro de un armazón. El resultado fue la Sagrada Familia. La primera piedra se colocó en 1882. Debido a lo innovador de la construcción y el uso de los materiales, finalizar la iglesia se convirtió en una interesante aventura. 

Formas orgánicas en la Casa Batlló de Gaudi

‘La forma se puede descubrir como parte de la naturaleza de algo, y los diseños emulan el uso de las leyes de la naturaleza en un preciso momento aportándoles su estado de Ser mediante el juego de luces.’ Esta cita bastante solemne del arquitecto americano Louis Kahn crea un vínculo entre el diseño y la forma. Para Kahn, la forma es la búsqueda del carácter o las características reales de un edificio, por decirlo así. En el proceso de diseño, la gravedad y otras leyes de la naturaleza se utilizan en el momento adecuado y de la manera correcta para ‘lograr la creación arquitectónica’. Sin embargo, si examinamos de cerca su diseño del edificio del parlamento en Bangladesh, por ejemplo, y del Salk Institute en La Jolla en California, observamos que esas formas se pueden reconocer como formas geométricas: círculos, triángulos, cuadrados, conos, etc. dispuestos con una relación particular entre sí. En sí mismo, no hay nada nuevo; la historia de la arquitectura está basada en formas geométricas que subyacen a los propios diseños. Sin embargo, la interacción literal y metafórica de fuerzas en la actualidad es más compleja. El diseño y la forma vienen determinados en gran medida por los últimos materiales y tecnologías, que incluyen las modernas técnicas informáticas y de construcción. El arquitecto descubre continuamente que dispone de más formas, diferentes y nuevas. En la etapa de la implementación técnica, el diseñador ya no puede controlar ni supervisar el proyecto en su conjunto sin ayuda. Por consiguiente, mientras se sigan desarrollando la potencia de proceso de los ordenadores y la innovación en el diseño en 3D, las formas seguirán siendo determinadas de forma conjunta por los especialistas técnicos y por las posibilidades en el campo de la construcción.

Formas curvadas en el Museo Guggenheim de Bilbao

LA LIBERTAD DE LA FORMA

Esas posibilidades crecieron a un ritmo rápido a partir de la década de los 70. Los arquitectos recibieron esas oportunidades con los brazos abiertos. El uso festivo de las últimas posibilidades técnicas fue el gran impulsor del posmodernismo. En lugar de la filosofía austera de ‘menos es más’ del modernismo, los posmodernistas predican que ‘menos es un aburrimiento’. La pesadez de las formas minimalistas se combate con todo lujo de formas. Las formas pueden crear la impresión de que un edificio es más ligero o más pesado, más débil o más resistente, más grande o más pequeño. Esas impresiones están estrechamente conectadas con los materiales usados. Las paredes hechas de piedra natural tienen un aspecto más pesado que las hechas de ladrillos, y los marcos de aluminio parecen más ligeros que los de madera. Los distintos materiales hacían posibles más opciones y el dominio del blanco fue interrumpido por otros colores. La forma reinaba triunfante sobre la función de un edificio. Las cajas blancas cuadradas dejaron paso a los edificios de colores brillantes, que se burlaban de los estilos de construcción históricos. Hay contraste absoluto entre Boullée y Kahn, que se tomaba muy en serio la arquitectura de los templos de la antigua Grecia. El hecho de que esos edificios no tuviesen una conexión directa con sus entornos era de menor importancia.

Formas helicoidales en el London City Hall de Norman Foster

FORMA Y CONTEXTO

En la arquitectura contemporánea, vuelve a ser más importante realizar nuevas conexiones entre la forma y el contexto. Arquitectos como Norman Foster, Frank Gehry, Rem Koolhaas, Jean Nouvel, Zaha Hadid y otros muchos aprendieron tanto de la libertad de las formas vista en el posmodernismo como del diseño inspirado en la función del modernismo. De este modo crean ‘las mejores formas de ambos mundos’: un mundo de formas enriquecido, en el que la forma vuelve a estar relacionada con la función y el contexto de la arquitectura, aunque con un grado de libertad mayor.

‘JE NE SAIS PAS!’

La forma y la consecución de la misma no son únicamente asunto del diseñador. Una anécdota de un coetáneo de Kahn, Le Corbusier, lo expresa muy bien. La anécdota se refiere a la ‘idea de forma’ que Le Corbusier tenía cuando diseñó el pabellón para la Expo de Bruselas en 1958, algo comentadísimo en la época. Cuando le preguntaron si sería técnicamente posible crear su edificio – más un espacio esculpido que un edificio real – Le Corbusier respondió: ‘Je ne sais pas!’ (¡No lo sé!) En otras palabras, la implementación técnica de mi concepto es responsabilidad de los ingenieros de estructuras; ellos son los que tienen que resolverlo’.

LA VIDA DE LAS FORMAS

En el atractivo libro La vie des formes (La vida de las formas en el arte) de Henri Focillon publicado en 1934, el autor afirma que la forma es más que únicamente la línea, la superficie o el volumen; que gana significado cuando la forma se conecta con la totalidad del plan de la planta, los materiales usados y la construcción. Focillon afirma que: ‘Los dibujos de construcciones realistas sientan incluso las bases para la implementación técnica de las formas visualmente fantásticas de un arquitecto como el español Gaudí’. En tiempos de Gaudí no había ordenadores y los otros materiales disponibles en la actualidad eran mucho más limitados. Sin embargo, creó un nuevo mundo de formas en línea con la definición de arquitecto realizada por Louis Kahn. Con las tendencias actuales de nuevos materiales, la pasión por la innovación y las oportunidades técnicas, el arquitecto sigue evolucionando. Con la ayuda de la tecnología de la edificación y los especialistas en construcción, el resultado son nuevas formas fantásticas. Después de todo, el mismo lema se puede aplicar a muchos destacados arquitectos y técnicos en la actualidad: solamente lo sublime es lo bastante bueno.