LA MÉCA

El nuevo y monumental centro cultural de Burdeos, MÉCA (Maison de l'Économie Créative et de la Culture en Aquitaine) se erige como una presencia totémica en las orillas del río Garona. Este diseño conjunto con la empresa parisina Freaks Architecture, el primer proyecto en suelo francés para el estudio danés BIG-Bjarke Ingels Group, planteó un desafío tanto técnico como de diseño urbano. Casi mil ventanas de píxeles perforan la cubierta del edificio en una especificación de diseño exacta que Reynaers Aluminium se enorgullece de haber ayudado a cumplir.

Fachada pixelada Solución de muro cortina desarrollada a medida utilizando los sistemas CW 86 y CW 50. 976 marcos de ventanas crean un patrón alternado entre 4.800 paneles prefabricados rectangulares de revestimiento de hormigón.

Un portal cultural

El arco asimétrico de MÉCA, de 37 m de alto por 120 m de ancho, distorsiona las perspectivas y los puntos de fuga. "El edificio forma un solo lazo vertical, que se extiende desde los antiguos mataderos hasta la costa del Garona alrededor de un espacio central hueco unido por paseos ascendentes a ambos lados", explica el arquitecto danés Bjarke Ingels, fundador de BIG. Este nuevo espacio artístico multidisciplinario se encuentra en el corazón de la zona de expansión de la estación de Saint Jean, en la orilla derecha de Burdeos. En unos 13.000 m2, el MÉCA reúne bajo un mismo techo a tres agencias regionales de arte: FRAC (colección regional de arte contemporáneo), OARA (artes escénicas) y ECLA (cine, literatura y audiovisuales). El presidente del Consejo Regional, Alain Rousset, deseaba "un lugar mágico y transparente que favorezca la circulación entre la ciudad, el frente del Garona y la estación de ferrocarril", y eso es exactamente lo que ha conseguido, con la inauguración el pasado verano de este "centro regional de actividades culturales".

Combinando dos estructuras distintas, el arco descansa sobre dos pilares de hormigón conectados a través de sus dos niveles superiores por un puente con marco de acero. La entrega de las obras estructurales y el armazón estuvo a cargo de GTM Bâtiment Aquitaine (Vinci Construction France), y las empresas constructoras participantes tuvieron que superar una serie de desafíos técnicos para mantenerse fieles a la estética del diseño del proyecto. Una de las intenciones principales de los directores del proyecto era crear una fachada enrasada de profundidad limitada.

"Estábamos limitados tanto por la geometría exterior como por los espacios interiores", explica Ivan Mata de Freaks Architecture. "Nuestros ingenieros consultores llevaron a cabo varias simulaciones para nosotros, con el fin de adelgazar la estructura del revestimiento tanto como sea posible. El edificio está cubierto por unos 4.800 paneles rectangulares prefabricados de hormigón (que miden 3,6 m por 0,6 m, en promedio), alternados con vallas horizontales, utilizando un sistema de fijación invisible". La fijación segura de los pesados paneles -que pesan 250 kg cada uno- supuso un verdadero reto en esta fachada con sus varios planos de gran inclinación. El equipo del proyecto probó varios formatos para los cientos de ventanas de píxeles que perforan el muro cortina en patrones aleatorios. "Al final nos decantamos por ventanas de sólo 60 cm de altura", continúa Mata. "Teniendo en cuenta la dimensión de profundidad de la fachada, significa que estas aberturas también sirven como una gran extensión de deflectores solares. Reducen la ganancia de calor solar, al tiempo que dejan entrar mucha luz natural." Los especialistas en vidrio arquitectónico Coveris usaron perfiles de aluminio Reynaers para las 976 ventanas, los muros cortina verticales e inclinados y las puertas de entrada monumentales.

The challenge of producing a smooth facade with clean lines required a combination of different technical responses, as Reynaers Aluminium regional technical representative Philippe Marti explains: “All the windows are fitted on custom-sized CW 86 fixed frames. These designs align seamlessly with the cladding panels to give a flush facade.

La altura de 60 cm permanece constante, con tres anchos diferentes, algunos fijos, y algunas ventanas de toldos que se abren en la parte superior. Los muros cortina inclinados fueron revestidos con el sistema CW 50 utilizando clips muy finos, y la corredera en la terraza panorámica (seis hojas, tres guías) está fabricado con perfiles CP 130-LS. Las puertas de entrada ofrecen una apertura sin obstáculos de 2,5 metros de altura que mide casi 12 m de ancho, una configuración operativa muy sustancial. Las puertas fijas del lado emplean perfiles CD 68". Este proyecto histórico presentó a Reynaers Aluminium dos requisitos muy específicos: todos los perfiles requerían un acabado de aluminio en bruto, y la mano de obra tenía que ser increíblemente precisa para conseguir la carcasa lisa especificada por los arquitectos. La calidad cinética de la fachada de este edificio muestra el triunfo del desafío. Por Sophie Roulet

Elaborador: 
Coveris
Localización: 
Bordeaux, Francia View on map
Fotógrafo: