De Hofdame

De Hofdame

Klunder Architecten

Con el objetivo de aligerar el enorme volumen del edificio residencial De Hofdame, el despacho de arquitectos Klunder se había establecido como objetivo que el acristalamiento de balcones y terrazas no mostrasen montantes ni travesaños; y que las puertas correderas ocupasen toda la altura del piso y superasen toda el ancho de la vivienda. El sistema de puertas correderas CP 96 de Reynaers Aluminium resultó ser la solución perfecta.   Rótterdam tiene grandes planes para la próxima década. En marzo de 2007, las autoridades municipales presentaron Visión urbana 2030, un plan que pretende reforzar la economía (del conocimiento) y desarrollar un clima residencial atractivo, a fin de que la ciudad pueda competir con otras urbes neerlandesas y europeas. En el centro de Rótterdam vive un número relativamente pequeño de personas: un habitante por cada tres trabajadores. En Ámsterdam, por ejemplo, esta proporción es de uno por uno. Con el objetivo de impulsar la vida en los antiguos barrios, el plan prevé la construcción de las cincuenta y seis mil viviendas planificadas dentro del caso urbano. El desarrollo del complejo residencial De Hofdame responde a este objetivo. El complejo se sitúa en el barrio urbano de Laurenskwartier, y prevé la construcción de un total de mil quinientas viviendas nuevas en edificios polifacéticos. Este proyecto ya llevaba varios años a sus espaldas, pero con otro diseño. Hasta que el promotor se puso en contacto con el despacho de arquitectos Klunder para una segunda opinión. Este despacho supo desarrollar el amplio programa en el mismo lugar, pero de un modo más económico y acorde con el ordenamiento urbano.  

ORGANIZACIÓN

El arquitecto Sjoerd Berghuis explica que él y su compañero Rien de Ruiter se concentraron en la organización del conjunto y no en la forma. “Hemos abierto, por ejemplo, totalmente la planta baja, para que sea directamente accesible desde la calle. Y para ahorrar gastos hemos diseñado un parking subterráneo de un sólo piso. El segundo piso de aparcamientos se ha situado en el primer piso, favoreciendo, al mismo tiempo, una especie de control social. Sin embargo, nuestro principal objetivo era crear una oferta residencial más variada y un espacio exterior más grande. Como el jardín interior: un oasis verde en pleno centro de la ciudad.” El siguiente paso que tomaron los arquitectos fue controlar el tamaño del edificio, que contaba 231 apartamentos, 345 plazas de parking, 1800 m2 de jardín interior y alrededor de 2000 m2 de zona comercial. De lo que se trataba era de adaptar todas las funciones al lugar, pero sin dejar que la colosal masa dominase el espacio. Berghuis quiere que al acceder a la planta baja, los inquilinos ya tengan la sensación de llegar un poco a casa.  

ILUSIÓN ÓPTICA

El edificio se ha empequeñecido, desde el punto de vista óptico, retranqueando la fachada de los tres pisos superiores cinco metros. De este modo, el edificio sigue la curva de nivel de veinticinco metros de la colindante iglesia Laurenskerk y los pisos superiores dejan de verse desde las estrechas calles del alrededor. Desde la cercana plaza de mercado sí que se observa la altura total del volumen – igual a la de la cumbrera de la iglesia. Los materiales usados refuerzan este efecto. Mientras que la parte inferior es de ladrillo, los pisos superiores se han realizado en cristal y aluminio. Mediante la distribución irregular de los balcones, los arquitectos han querido subrayar la diversidad en tamaño de las viviendas. Berghuis: “Los habitantes no deben tener la impresión de que son un número detrás de una ventana. En la fachada que da a la ciudad, cada vivienda presenta otro aspecto.” De este modo el edificio parece más pequeño de lo que realmente es. Pero los arquitectos también querían que el edificio pareciese ligero. Para ello, juega un papel importante el uso de gran cantidad de cristal, montado en unos perfiles lo más delgados posibles. Berghuis: “Hemos abierto las esquinas de las recepciones y de los apartamentos superiores, donde las ventanas se conectan mediante una junta de sellante. De cara a los espacios exteriores también queríamos que los montantes y travesaños estuviesen lo más escondidos posibles. Debían utilizarse puertas correderas que ocupasen toda la altura del piso y todo se debía solucionar en una sola estructura. Otros proveedores ofrecían elementos fijos, que se podían colocar junto con la parte corredera, pero de este modo se obtienen montantes dobles. El sistema CP 96 de Reynaers permitía superar el ancho de la vivienda de una sola vez con una parte corredera. El resultado es una estructura muy ligera, realmente fantástica.”   Pero Berghuis subraya que además del aspecto visual, la relación precio-calidad de un producto es igual de importante. “Nosotros presentamos nuestros deseos al constructor. Este no sólo tiene en cuenta el aspecto estético, sino también el coste económico. En ese aspecto, Reynaers también nos convenció.”

Elaborador: 
Smits Gevelbouw
Arquitecto: 
Klunder Architecten
Localización: 
Rotselaar, los Países Bajos
Fotógrafo: 
Luuk Kramer
Otros colaboradores: 
Heijmans Era Ontwikkeling v.o.f. (Investors) Bouwcombinatie De Hofdame (Heijmans IBC Bouw/Era B (General contractors)