Mantenimiento

Elegir aluminio significa optar por un material casi sin mantenimiento durante toda la vida. La durabilidad del aluminio, combinada con su revestimiento resistente a los rayos ultravioleta, hace que los sistemas sean muy fáciles de mantener. Agua, una esponja y jabón neutro no abrasivo son suficientes para un buen mantenimiento de los sistemas de aluminio. Por supuesto, esto supone una gran diferencia con los sistemas de madera que se tienen que tratar o repintar cada dos años.

 

Productos para el mantenimiento

Sin embargo, en algunos casos, las ventanas pueden acumular suciedad por diferentes causas. Reynaers ofrece todos los productos necesarios para su mantenimiento (enlace: productos para el mantenimiento), que se pueden solicitar al elaborador local de Reynaers. Estos productos ofrecen la solución total para la limpieza y el mantenimiento de los sistemas de aluminio.