LA AGENDA ENERGÉTICA

LA AGENDA ENERGÉTICA

LA SOSTENIBILIDAD ES UNO DE LOS TEMAS CANDENTES DE LOS ULTIMOS AÑOS. TODOS LOS PAISES SE ENFRENTAN A LOS PROBLEMAS DERIVADOS DEL CAMBIO CLIMATICO. LAS EMPRESAS Y PERSONAS DE TODO EL MUNDO DEBEN AFRONTAR EL AUMENTO DEL PRECIO DEL PETROLEO Y DEL CARBON. A CAUSA DE LA PAULATINA ESCASEZ DE ESTOS RECURSOS Y DE SU CRECIENTE DEMANDA EN MERCADOS EMERGENTES, COMO CHINA E INDIA, LOS PRECIOS SEGUIRAN AUMENTANDO.

Es obvio que estos problemas climatológicos y económicos requieren un cambio radical en nuestros comportamientos y actitudes. Tras la primera crisis del petróleo, en la década de los setenta, la sostenibilidad se centró sobre todo en el desarrollo de edificios mejor aislados. Durante los años noventa, se experimentó con conceptos arquitectónicos que integraban soluciones climatológicas, especialmente las cubiertas verdes, los atrios y las fachadas de doble piel de tecnología punta. Los gobiernos y organizaciones medioambientales han desarrollado nuevas etiquetas de calidad, tales como FSC (Forest Stewardship Council), una etiqueta de calidad para el papel o la madera que certifica que los productos proceden de un bosque gestionado de un modo sostenible y que Reynaers suscribe; y varias etiquetas de bajo consumo energético, tales como el marcado de calidad Passiv Haus, una etiqueta para edificios con un consumo energético para calefacción y climatización extremamente bajo.

El público general no se sensibilizó con el concepto de sostenibilidad hasta después de la publicación, en 2002, del libro y concepto ‘Cradle to Cradle’, por el arquitecto William McDonough y el químico Michael Braungart, y el estreno en 2006 de la película de Al Gore sobre el calentamiento global, ‘Una verdad incómoda’. Debido a que los edificios son responsables del una parte sustancial del total de emisiones de CO2 en la UE, la industria de la construcción también otorga actualmente prioridad a la sostenibilidad. ‘El problema realmente es urgente’, afirma Nigel Jollands, Jefe de la Unidad de Eficiencia Energética de la Agencia Internacional de Energía (IEA), que ofrece asesoramiento sobre temas energéticos a una serie de estados miembros, así como al G8. ‘Es obvio que necesitamos una revolución energética. El sistema actual no es sostenible, es contaminante y caro. Y los edificios consumen, de media, un cuarenta por ciento de la energía de un país. Por eso, las medidas para mejorar la eficiencia energética de los edificios deben tener una prioridad absoluta.’

“DEBIDO A QUE LOS EDIFICIOS SON LOS RESPONSABLES DE UNA PARTE SUSTANCIAL DEL TOTAL DE EMISIONES DE CO2 EN LA UE, LA INDUSTRIA DE LA CONSTRUCCIÓN HA COLOCADO LA SOSTENIBILIDAD EN UNO DE LOS PRIMEROS PUESTOS DE SU AGENDA”

¿Qué es la sostenibilidad?

Resta, sin embargo, la pregunta: ¿Qué es realmente la sostenibilidad? El hecho de que el tema sea el foco de una atención creciente significa que el concepto “ecológico” conlleva, inevitablemente, una cierta dosis de comercialización e inflación. Todo el mundo reclama que usa métodos sostenibles. Un fabricante de madera reclama que su producto es totalmente biodegradable y carbono neutro. Una empresa que fabrica elementos de construcción sintéticos subraya que sus productos no son nada biodegradables, es decir que no necesitan ser pintados, sustituidos o impregnados con productos dañinos para el medio ambiente. Y una empresa que fabrica ladrillos afirma que sus productos se han realizado con materiales naturales y tienen un aspecto “atemporal”, beneficiando supuestamente a la sostenibilidad de la arquitectura. Reynaers lleva tiempo siendo consciente de ello. La sostenibilidad no es un concepto definido y no se debe tratar como tal. ‘Es cierto que el aluminio es un material ecológico, gracias a su durabilidad (un 75% del aluminio producido todavía se utiliza) y al hecho de que es cien por cien reciclable. Lo que ilustra realmente el compromiso de Reynaers Aluminium con un futuro sostenible, es lo que hacemos con este material,’ afirma Eric Rasker, Director tecnológico en Reynaers. Nigel Jollands, experto en energía, comparte la misma opinión: ‘La IEA aboga por que la eficiencia energética se integre en los edificios, sobre todo en los edificios existentes. El rendimiento térmico de ventanas y fachadas es un aspecto muy importante, al igual que el diseño general del edificio: orientación, sistemas de ventilación y calefacción y otros aspectos.’

Las placas fotovoltaicas en el tejado del centro de distribución de Reynaers en Duffel generan un ochenta por ciento de las necesidades energéticas

Tema principal de desarrollo

La eficiencia energética es uno de los aspectos más importantes de todos los desarrollos que Reynaers ha introducido en los últimos años, y es un tema sobre el que se trabaja continuamente. Para reducir, por ejemplo, la pérdida energética de los edificios se presta mucha atención al desarrollo de ventanas, puertas correderas y muros cortinas con un elevado valor de aislamiento. Reynaers busca maneras para regular mejor la luz diurna, por un lado, desarrollando perfiles muy delgados para grandes superficies de vidrio que favorecen la entrada de más luz y disminuyen el consumo energético necesario para iluminar y calentar, y, por otro lado, desarrollando los sistemas Brise Soleil que protegen de la luz solar cuando sea necesario, disminuyendo, de este molo, las necesidades de climatización. Reynaers ya ha empezado a trabajar en sistemas de producción energética y ofrece, actualmente, sistemas de fachada y protección solar que permiten integrar paneles solares. Sin embargo, Reynaers no solo contribuye mediante el desarrollo de sistemas sostenibles, sino que también se esfuerza por disminuir su propio consumo de combustibles fósiles. En 2007, la cubierta del nuevo centro de distribución en la sede central en Duffel (Bélgica) se cubrió con tres mil setenta y dos paneles fotovoltaicos, que producen más de 550.000 kW/h al año y permiten reducir las emisiones de carbono en trescientas toneladas. Esta instalación se amplió incluso con siete mil cuarenta y siete paneles más a finales de 2010, generando hasta un ochenta por ciento de la energía total necesaria.

Impulsos estratégicos

Es evidente que Reynaers se toma en serio la gestión sostenible; la empresa respalda el concepto de Responsabilidad social empresarial (RSE) y se asegura que el mismo ocupe un lugar central en sus prácticas laborales. En el centro del enfoque de RSE está la idea de que se deben cumplir las demandas de todas las partes interesadas, bajo el lema ‘Personas, Planeta, Beneficios’. Reynaers ha emprendido innumerables acciones concretas a raíz de este manifiesto ambicioso. El término ‘Personas’ comprende más que una mera atención al cliente y comodidad para el usuario; abarca todo, desde desarrollar un mecanismo de trabajo más sencillo para las puertas y ventanas hasta minimizar el número de partes por proyecto, de modo que se reduzca, en la medida de lo posible, el riesgo de cometer errores. También significa fomentar la concienciación social entre los trabajadores mediante un día comunitario al año. En lo referente a ‘Planeta,’ el enfoque se sitúa en la integración de innovaciones técnicas y arquitectura energéticamente eficaces, tales como la instalación fotovoltaica en el almacén en Duffel. Otro ejemplo es el desarrollo de perfiles aislantes de primera calidad y sistemas de ventilación más estéticos y disponibles para los arquitectos en prácticamente todos los tamaños y colores. De este modo, la sostenibilidad será más atractiva para todos y se convertirá, por lo tanto, en una opción lógica. El término ‘Beneficios’ se refiere a la continuidad y salud financiera de la empresa, necesarios para la investigación y desarrollo y la implantación de sistemas sostenibles nuevos. Este concepto incluye el desarrollo de nuevos conocimientos y su intercambio con terceros. Reynaers no solo vende sistemas de bajo consumo energético, sino que también participa en varios proyectos. Actualmente, la empresa examina, por ejemplo, el modo en el que el enfoque Cradle to Cradle se puede implantar en todo el Grupo Reynaers. Para promover el reciclaje de aluminio, Reynaers ha iniciado recientemente un proyecto con su socio E-MAX, una empresa belga de extrusionado de aluminio. Las dos compañías han documentado conjuntamente la renovación de una antigua fachada de aluminio, el refundido de los diferentes elementos y la producción de nuevos perfiles que satisfacen los últimos requisitos de aislamiento térmico. Finalmente, Reynaers ha iniciado una nueva asociación con la Agencia Internacional de Energía (IEA). El objetivo de la asociación es desarrollar un ‘Window Policy Pathway’ (política de ruta sobre ventanas), un folleto para los gobiernos sobre la eficiencia energética y las ventanas. Según palabras de Nigel Jollands, ‘La contribución de empresas, como Reynaers, al trabajo de la IEA nos ofrece a nosotros y a los gobiernos información sobre las nuevas tecnologías y supone una evaluación de las posibilidades concretas del modo en que se implantan actualmente las políticas. Además, la experiencia del sector privado en el mercado de la eficiencia energética puede conducir a recomendaciones sobre el modo de eliminar las barreras existentes y crear iniciativas.’ La demanda de sistemas de construcción sostenibles todavía seguirá aumentando en los próximos años, tanto para los proyectos de obra nueva como para las rehabilitaciones. Los productos innovadores de Reynaers, su investigación continua y su enfoque en el intercambio de conocimientos permiten que la empresa contribuya genuinamente a un nuevo modo de construir