Skip to main content
  • ConceptWall 50 Muros cortina y CW 50-FV Muros cortina - Museum Historial De La Vendée Museum situado en Les Lucs-sur-Boulogne, Francia
  • ConceptWall 50 Muros cortina y CW 50-FV Muros cortina - Museum Historial De La Vendée Museum situado en Les Lucs-sur-Boulogne, Francia
  • ConceptWall 50 Muros cortina y CW 50-FV Muros cortina - Museum Historial De La Vendée Museum situado en Les Lucs-sur-Boulogne, Francia
  • ConceptWall 50 Muros cortina y CW 50-FV Muros cortina - Museum Historial De La Vendée Museum situado en Les Lucs-sur-Boulogne, Francia
  • ConceptWall 50 Muros cortina y CW 50-FV Muros cortina - Museum Historial De La Vendée Museum situado en Les Lucs-sur-Boulogne, Francia
  • Cabinet Joyau
  • Plano1

Historial De La Vendée Museum

El museo Historial de la Vendée, construido en los alrededores del pueblo Les Lucs-sur-Boulogne, se esconde entre el paisaje ondulante, ofreciendo, en su interior, una muestra de la rica historia de la región, desde la prehistoria hasta el siglo XXI. Mientras que la ubicación del museo determina su arquitectura, el edificio subraya, a su vez, el carácter ondulante del paisaje.   El deseo aparentemente paradójico del cliente rezaba que el centro cultural a construir debía conectar con el paisaje, pero sin destacar demasiado. Para poder satisfacer este deseo, los arquitectos de PLAN01 diseñaron un museo que se esconde bajo un techo compuesto por planos sembrados con césped. Los arquitectos hablan sobre un edificio que no llama la atención, sobre la ambigüedad existente entre una presencia discreta, pero a la vez expresiva, sobre integrar y enaltecer, puesto que el creciente flujo de visitantes a esta zona también simboliza una inmersión en la historia de la Vendée, así como un proyecto agitado que eleva la región a un plano superior.   Desde junio de 2006, este museo, con una superficie total de seis mil metros cuadrados, ofrece una aventura interactiva en tres dimensiones a sus visitantes, desde la exposición de colecciones a las tecnologías multimedia más avanzadas, con el expresivo decorado de un paisaje artificial como trasfondo. El proyecto arquitectónico irradiaba un claro deseo de que el Historial se fundiese con el paisaje, que se integrase en el parque natural de diecinueve hectáreas de superficie a las orillas del río Boulogne. Gracias a la correcta interpretación de este deseo, PLAN01, un colectivo que agrupa cuatro despachos de arquitectos, obtuvo el contrato. Este museo de nueva generación refleja las fuertes personalidades de los diez arquitectos de Plan01, que han logrado traducir su laboratorio de ideas a un método de diseño innovador y colectivo.  

TECHO VERDE Y MURO CORTINA

El edificio verde bronceado se funde con el paisaje bajo un techo de ocho mil metros cuadrados de planos geométricos cubiertos de vegetación, asomándose solo al río a través de las fachadas de cristal. El desarrollo del complejo perfil del techo, realizado con ayuda de maquetas y modelos tridimensionales, supuso una ardua labor. El techo está formado por una serie de planos que reproducen el paisaje, pero que son, a su vez, lo suficientemente estilizados como para distinguir lo construido de lo natural. “El museo se adivina debajo de su techo geométrico, cuyos bordes sobresalen del paisaje natural, formando vacíos, por los que la luz entra en las salas de recepción, y haciendo visibles las fachadas del proyecto”, según palabras de los arquitectos. “El lado izquierdo de esta construcción de acero se divide en triángulos, cada uno de los cuales cubre una superficie distinta. La superficie del techo está cubierta por una estructura de cristal celular de diez centímetros de espesor, a la que se adherido una capa de betún, tanto en la parte superior, como la inferior. Encima de la misma se ha colocado un recipiente de acero perforado. Esta estructura en capas de vidrio celular garantiza el aislamiento térmico y la estanqueidad al agua del edificio. A continuación, se coloca una cobertura verde ligera. En la parte inferior del techo se ha instalado el sistema de riego artificial, indispensable para la supervivencia de la cobertura del techo, que muestra una gran similitud con el cultivo hidropónico. Al llegar la primavera, el techo se transforma en un prado flotante con césped que llega a alcanzar una altura de treinta a sesenta centímetros.”  

VENTANA AL PAISAJE

Las salas de exposiciones se han distribuido, con ayuda de una parte compacta en forma de W, por dos edificios centrales, limitando, de este modo, el impacto del edificio en el paisaje, y creando una entrada óptima a un vestíbulo central con dos galerías colindantes. “Para poder satisfacer el requisito de flexibilidad en el tamaño de las salas de exposiciones, hemos diseñado un edificio de estructura sencilla, que incluye un portal que salva una distancia de veintiún metros.” De este modo, se delimitan los dos espacios principales de cuatrocientos cincuenta metros cuadrados, cada uno de los cuales consta de dos pisos (hasta seis metros de altura para la zona de exposición o almacenamiento, y de seis a nueve metros para la rejilla necesaria para los equipamientos técnicos y las vigas) y son, de esta forma, idóneos para su uso.   En la fachada Sur, el borde en pendiente del techo ofrece espacio para un gran acristalamiento, gracias al cual penetra luz natural en el vestíbulo y las galerías, y se disfruta de las vistas al paisaje del rió Boulogne. Este muro cortina tiene una estructura vertical sin montantes, pero con un perfil – plano en la parte interior y con un relieve en la parte exterior – cada 1,20 metros y en toda la altura. La fachada de cristal forma una serie de pliegues que no corresponden con el borde del techo. Para realizar esta fachada de cristal plisada y de altura variable se ha usado el sistema CW 50 de Reynaers, que, gracias a la supresión de los montantes, ofrece la impresión de un sistema de acristalamiento sellante estructural. La fabricación a medida de los distintos paneles usados en el muro cortina supuso un proceso complicado. La parte superior de las fachadas de cristal no está unida a la construcción de acero, sino que se apoyan en un sistema de placas de empalme que permiten una dilatación de diez centímetros en la alfarda. Independientemente de los aspectos constructivos, que permitieron crear una ventana abierta al paisaje, el Historial es, sin duda alguna, una preciosa obra de arte que ha encontrado su sitio en el escénico paisaje de la Vendée.

Sistemas Reynaers utilizados

Involved stakeholders

Arquitecto

  • Cabinet Joyau
  • Plano1

Elaborador

  • Seralu

Fotógrafo

  • Frédéric Delangle
  • Stéphane Chalmeau

Otras partes interesadas

  • Conseil Général de Vendée (Investors)