Lake Wakatipu House

Lake Wakatipu House

Koia Architects

En una posición privilegiada al borde del lago Wakatipu en la isla Sur de Nueva Zelanda y rodeada por kilómetros y kilómetros de montañas, Queenstown tiene una envidiable reputación como “el principal centro de vacaciones alpino y de lagos para las cuatro estaciones del hemisferio sur”, un papel que aumenta su población de todo el año de 19.000 personas con un promedio de 1,9 millones de visitantes anuales. El centro de Queenstown se encuentra en la orilla norte del lago, pero la mayoría de los desarrollos actuales tienen lugar en la orilla más soleada que mira al norte del lago, donde en una península que se adentra en el lago Wakatipu, conocida como Kelvin Heights, las casas pueden disfrutar de vistas del lago y las montañas tanto al norte como al sur. Fue justo en ese lugar donde la neozelandesa Anne y el australiano Bryan Oliver compraron un solar ocupado por un modesto granero para construir una casa de vacaciones para ellos y sus familiares y amigos, ya que su domicilio permanente estaba a más de 6.000 kilómetros de distancia en Perth, Australia Occidental.

Diseñadas por Koia Architects, con sedes en Queenstown y Auckland, cuatro sencillas unidades con forma de caja revestidas de madera de cedro y roca de esquisto local descienden por la ubicación marcadamente inclinada entre Peninsula Road y el lago. Gracias en buena parte a la variedad de sistemas de puertas y ventanas de Reynaers, la casa saca el máximo partido de su ubicación en lo que se refiere a las vistas y la luz, y logra el objetivo del arquitecto de realizar una casa donde se difumina el límite entre el interior y el exterior. Este efecto se ve reforzado por el uso de la roca de esquisto dentro y fuera de la casa y el empleo de baldosas grises de Kerlite en todos los suelos, tanto interiores como exteriores. El arquitecto deseaba crear un edificio que correspondiese con su ubicación, en lugar de competir con ella, mientras que los clientes deseaban una casa en la que pudieran pasar tanto tiempo dentro como fuera, como es costumbre de los kiwis.

Vistas magníficas del lago y las montañas

VISTAS MAGNÍFICAS

Al entrar en la casa desde el sur, lo que llamainmediatamente la atención son el lago y las montañas de fondo, ya que la principal zona habitable de la casa se encuentra seis escalones hacia abajo. A la izquierda, el vestíbulo de entrada conduce a la escalera que lleva hacia arriba al dormitorio principal y a la habitación de invitados o a la sala de estar. Colocadas en el nivel más elevado de la casa, las ventanas Reynaers CS 77 situadas en las paredes norte, este y sur proporcionan a esas habitaciones unas magníficas vistas del lago y las montañas a ambos lados de la península. La escalera que conduce a este piso es la primera de las varias de la casa revestidas con listones de rimu, una madera nativa de Nueva Zelanda obtenida del granero que había anteriormente en el lugar y de otros inmuebles demolidos. El rimu proporciona un cálido hilo de conexión entre las distintas partes de la casa, pero también la conecta con su ubicación y su pasado.

Las grandes correderas acercan el exterior al interior

PUERTAS CORREDERAS

El salón principal ocupa todo el ancho de la casa, combinando las zonas de la chimenea, la sala de estar, el comedor y la cocina. Usando una combinación de puertas correderas grandes del sistema Reynaers CP 155 y ventanas fijas Reynaers CS 77, los arquitectos de Koia fueron capaces de lograr una pared norte translúcida, libre de condensación y con aislamiento térmico completo, con las ventanas CP 155 que se deslizan incorporando un espacioso balcón a la zona del salón. Un pronunciado saliente en el techo del salón reduce el posible aumento de temperatura en esta zona con el sol del verano. Una escalera detrás de la pared de piedra en el extremo occidental, iluminada por ventanas Reynaers CS 77, conduce hacia abajo a dos habitaciones más, un baño y una lavandería. Las puertas correderas Reynaers CP 96 proporcionan a las dos habitaciones que miran al norte unas vistas magníficas, además de un excelente aislamiento térmico. La siguiente escalera, también revestida con listones de rimu, desciende al nivel más bajo de la casa. Los arquitectos han combinado materiales locales y la última tecnología de aluminio y acristalamiento de Reynaers para lograr una asombrosa casa en la que será un placer vivir en cualquiera de las cuatro estaciones de Queenstown.

Elaborador: 
Unique Window Technique
Arquitecto: 
Koia Architects
Localización: 
New Zealand
Fotógrafo: 
James Jubb
Otros colaboradores: 
Justbuilditnz (General contractors)
Project solutions: 
CF 77 bespoke solution (by fabricator)